maqroll

27 Jun 2014 837 views
 
supporter of
atom rss 1.0 rss 2.0
web browser google del.icio.us digg technorati
| lost password
birth date
cancel
photoblog image Andrés Edo

Andrés Edo

Cuando yo tenía 15 años me internaron durante un mes y medio en una habitación aislada del Hospital Princesa Sofía aquejado de una hepatitis vírica. Eran los tiempos en que todavía la hepatitis no tenía una letra mayúscula en su apellido. Allí conocí a Andrés. Siempre en el turno de noche, antes de que yo durmiese, le gustaba acercarse por mi habitación, pues yo tenía un cassette con cintas de Pink Floyd, de King Crimson  o de los Stones. El rebuscaba entre ellas, era mi dj nocturno, las manoseaba nerviosamente y  siempre acababa poniendo el "Ummagumma" o el "Atom Heart Mother". Allí, al lado de mi cama, se quedaba Andrés, extasiado, escuchando aquellos discos, divagando entre los dos, intercambiando sensaciones, las luces se adormecían y Andrés se quedaba más adormecido aún en el sillón de acompañante.

Por la mañana, raro es el día que Andrés trabaja de mañana, se acercaba de nuevo a mi cama y me extraía la sangre. Siempre fue muy preciso y muy profesional en ello. Me gustaba verle como acercaba su aguja a mis venas, como manejaba su instrumental y como me dejaba de nuevo sin esos decilitros de  sangre que tanto me costaba producir. Aparte de mi dj, era mi vampiro.

Luego vino la fotografía, los positivados, la química, de nuevo la música, los amigos comunes, las mujeres y todas esas cosas en las que se fragua la amistad. Nos seguimos viendo, tomamos café juntos y fumamos cigarrillos griegos a la salud de un  amigo común.

 

 

Andrés Edo

Cuando yo tenía 15 años me internaron durante un mes y medio en una habitación aislada del Hospital Princesa Sofía aquejado de una hepatitis vírica. Eran los tiempos en que todavía la hepatitis no tenía una letra mayúscula en su apellido. Allí conocí a Andrés. Siempre en el turno de noche, antes de que yo durmiese, le gustaba acercarse por mi habitación, pues yo tenía un cassette con cintas de Pink Floyd, de King Crimson  o de los Stones. El rebuscaba entre ellas, era mi dj nocturno, las manoseaba nerviosamente y  siempre acababa poniendo el "Ummagumma" o el "Atom Heart Mother". Allí, al lado de mi cama, se quedaba Andrés, extasiado, escuchando aquellos discos, divagando entre los dos, intercambiando sensaciones, las luces se adormecían y Andrés se quedaba más adormecido aún en el sillón de acompañante.

Por la mañana, raro es el día que Andrés trabaja de mañana, se acercaba de nuevo a mi cama y me extraía la sangre. Siempre fue muy preciso y muy profesional en ello. Me gustaba verle como acercaba su aguja a mis venas, como manejaba su instrumental y como me dejaba de nuevo sin esos decilitros de  sangre que tanto me costaba producir. Aparte de mi dj, era mi vampiro.

Luego vino la fotografía, los positivados, la química, de nuevo la música, los amigos comunes, las mujeres y todas esas cosas en las que se fragua la amistad. Nos seguimos viendo, tomamos café juntos y fumamos cigarrillos griegos a la salud de un  amigo común.

 

 

comments (7)

Con amigos así la vida no merece penas.
An excellent image of your dear old friend! Thank you for the story!
lovely..
Gracias a los dos.
ramiro
A lifelong friend... inspiring... I love his work on shutterchance...
Me encanta la fotografía, el relato que la acompaña y las apariciones de Juan Carlos y Ramiro, este tipo de cosas hace que me sienta menos mal.......... Salud y muchas gracias.
  • Jos
  • Len
  • 6 Jul 2014, 09:09
me emocionáis,chavales. qué lujo habitar vuestros ecosistemas...

Leave a comment

must fill in
[stop comment form]
show
for this photo I'm in a any and all comments icon ShMood©
camera FinePix X100
exposure mode aperture priority
shutterspeed 1/30s
aperture f/4.0
sensitivity ISO400
focal length 23.0mm
C'est finiC'est fini
PepitaPepita
Nico, objetivo conseguido.Nico, objetivo c...

Warning